miércoles, 30 de septiembre de 2015

Mientras seamos jóvenes





 Paraíso perdido

    por Alba Varón

El director Noah Baumbach regresa a las carteleras con “Mientras seamos jóvenes”, después de dirigir la ya película de culto “Frances Ha” (2012) y la maravillosa “Una historia de Brooklyn”(2005). De la mano de dos actores tan curtidos y reconocidos como son Ben Stiller y Naomi Watts y de la frescura proporcionada por los jóvenes (Amanda Seyfried y Adam Driver), el director nos enseña cómo se afronta el paso de los años, los duros choques generacionales entre parejas, la dura nostalgia por la juventud perdida y el tambaleo de la estabilidad de una pareja felizmente casada. 

Josh (Stiller) y Cornelia (Watts) comienzan a entablar una relación con una joven pareja de modernos y esto hace que su firmemente asentado matrimonio comience a replantearse seriamente sus bases. Ambos se dejan imbuir rápidamente por la vitalidad de estos nuevos personajes y comienzan a metamorfosearse en dos seres renovados. Josh y Cornelia no desean su realidad, aquella en la que sus amigos más cercanos tienen hijos y se quedan en casa cuidándolos. El peso de la edad, los problemas de salud y la imposibilidad del regreso al paraíso perdido mantiene la atención del espectador en esta película de tintes tragicómicos. 

Gracias a la peculiar relación de la pareja adulta con estos dos apuestos señoritos, Baumbach se ayuda de pequeños gestos cínicos para criticar a la juventud veinteañera, la cual tiene gallinas como mascotas, se purifica semanalmente los chacras (o como se escriba la palabrita) reniega de la tecnología (postureo a tope de vinilos y máquinas de escribir) y carece de valores éticos a la hora de lograr sus fines. Fina crítica a lo que se conoce mundialmente por típicos hipster que se ponen la ropa de las bolsas de basura que sus abuelos tenían en el trastero, cosa que puede llegar a molar si se tiene GUSTO.

Críticas aparte, Baumbach realiza un excelente trabajo dotando a la película de un fresco guión, con unos personajes carismáticos que amenizan cada uno de los 97 minutos de la película. Al fin, se trata de un retrato del paso del tiempo que muestra de lo que se debe dejar atrás para afrontar la madurez. Hay que destacar que más allá de una simple comedia (que no es así) el director afina sus bazas entremezclando elementos del cine documental y reflexionando sobre la manera en la que este se graba. Pero no se reprocha ese último guiño a la juventud alocada que nunca se debería perder, porque si hay una cosa que hace habitualmente el ser humano, es mirar al pasado con deseos de cambiarlo. Está en nuestra esencia el deseo de revivir (o vivir) una segunda, tercera (o primera) juventud, porque todo tiempo pasado fue mejor, o no.

Estados Unidos. 2015. T.O.: Mientras seamos jóvenes. Director: Noah Baumbach. Música: James Murphy Fotografía: Sam Levy.  Productora: A24. Reparto: Ben Stiller, Naomi Watts, Amanda Seyfried, Adam Driver, Charles Grodin, Brady Corbet, Maria Dizzia, Dree Hemningway, Adam Senn, Greta Lee.  Duración: 97 minutos. Comedia dramática. Cine independiente USA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada